mi amigo adalberto

PRIMER ENCUENTRO

 

MI AMIGO ADALBERTO

 

Me encontré por primera vez con mi amigo Adalberto Rojas en una fiesta latinoamericana en la ciudad de Quebéc, Canadá. Él es originario de la República Dominicana y nos encanta conversar sobre cualquier tema. Seguido hablamos de nuestros países de orígen, él me cuenta de su país y yo le cuento de mi pasado en México. Adalberto me invitó a ir a la misa que será celebrada en homenaje a su madre muerta hace un año. Yo llegué con dos horas de adelanto para tener tiempo de cotorrear un poco y esperar a que su mujer y sus dos hijos, Nicole y Francisco se preparen, …y nos pusimos a cotorrear tomandonos un cafecito con crema y unas galletitas que su mujer, Teresa, nos puso en la mesa, galletas orgullosamente caseras, hechas por ella.

 

Siempre es agradable platicar con Adalberto, tocamos todo tipo de sujetos y frecuentemente reímos de las aventuras que nos sucedieron en la infancia o en la escuela. Vivimos en la ciudad de Montreál, Adalberto y su familia habitan cerca de la estación del metro Laurier y yo con mi familia habitamos cerca de la calle Sherbrooke, vivimos no tan lejos, y la iglesia está situada entre los dos domicilios. La madre de Adalberto murió hace un año mientras dormía, de un paro cardíaco, según el médico de la familia.

 

Él y su mujer llegaron aqui desde hace una quincena de años. Adalberto era seminarísta en su natal República Dominicana, estudiaba para ser cura pero antes de graduarse, salió del seminario para ir a pasar unas vacaciones con su familia y estableció lazos de amistad con una muchacha muy amable ¿su nombre? Teresa, su actual esposa y el amor de su vida.

Adalberto abandonó el Seminario y el sacerdocio y contactó a un tío que tenía en Canadá desde hacía algunos años. Mi mujer Marie-Josée y Teresa son tambien muy buenas amigas, a veces platicamos todos juntos y a veces las mujeres platican entre ellas, somos dos parejas felíces. Bueno, así parece…

 

Nos conocimos en una fiesta Latinoamericana en el Centro de Orientacion y Formacion de Immigrantes (COFI)en la ciudad de Quebéc, allá por el inicio de los años ochenta, en donde se presentaban platillos de la comida típica de la República Dominicana, hace ya vairas lunas y varios soles. Nos hicímos amigos muy rápidamente y después comenzamos a frecuentarnos.

Adalberto y su familia iban a visitarnos a la ciudad de Quebéc y nosotros veníamos a verlos a Montreál, …y comenzamos a salir en familias. Ibamos a jugar bolíche, solíamos ir a ver jugar hockey sobre hielo de los equipos PeeWees en donde jugaban equipos de niños de varias ciudades y de varias escuelas y donde a veces jugaban nuestros niños. Íbamos todos al cine o a jugar a algún parque público, era el início de una gran amistad que perdura hasta nuestros dias y ahora que es el primer aniversario de la muerte de la madre de Adalberto, hemos sido invitados para ir a la misa celebrada en su honor.

 

La madre de Adalberto sufría de una enfermedad que los médicos llaman “coronaria”. Según las explicaciones de su doctor, “una enfermedad coronaria se desarrolla cuando un conjunto de cuerpos adípidos, de calcio y des tejidos cicatricieles, mas comunmente llamados Placa, se acumulan en el interior de las artérias que alimentan el músculo cardíaco en sangre (las artérias coronarias). La acumulación de placa reduce el conducto arterial e impide al corazón de obtener suficiente sangre y, cuando la situación se vuelve crítica, nos puede llevar hasta la muerte”, explicaba Adalberto con tanta facilidad al igual que su mujer, pero yo a veces, me quedaba a medio camino entendiendo solamente una pequeña parte de lo que me estaban explicando. ¿Puedes hablarme en cristiano?, le respondia yo y las carcajadas de todos explotaban llenando la casa de alegria y camaraderia entre todos los presentes. Aunque su mujer estuviera maquillandose, dejaba la puerta abierta para escuchar la conversación y participar de vez en cuando dando su opinion o contrariando a alguien. Sus hijos hacian lo mismo y desde lejos gritaban las respuestas o sus puntos de vista de lo que se estuviera hablando. “Tu callate, seria mejor que te pusieras a hacer tus tareas en vez de decirle a todomundo que no tengo razón”, le decia yo a Francisco o a su hermana, y ellos me respondía de la misma forma, pero con un fondo de gran respeto y camaradería.

Quiere usted ver a Dios? Quiere usted mirar al cielo y saber exactamente donde se encuentra Dios?  PRIMER ENCUENTRO, el libro de Guillermo Ramirez Bravo. Esperelo

 

http://www.gramirezblog.wordpress.com

http://www.primerencuentro2016.page.tl

http://www.forosocial.yolasite.com

http://www.premiererencontre.page.tl

http://www.firstmeeting.yolasite.com

http://www.lepharemontreal.yolasite.com

http://www.en.gravatar.com

http://www.milibro2016blog.wordpress.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s